Iglesia de Valverde

La iglesia de Valverde es conocida como iglesia de Nuestra Señora de La Concepción y empieza a ser construida en 1.544. En el año 1.745 se reconstruye la fachada y el lienzo de su cabecera; además, se apuntala uno de sus arcos y se revisa la techumbre. En 1.757 se comienza a reedificar un nuevo edificio, que ya en 1.776 estaría consagrado al culto; su culminación fue una realidad gracias a la contribución de todos los herreños, quienes pusieron cada uno de ellos su grano de arena.

Hasta el año 1.852 la iglesia parroquial fue lugar de enterramiento.

A lo largo del siglo XIX se hicieron numerosas obras de reparación en techos, encalados y pintura. Su fachada fue corrida hasta 1.818 y la torre se situaba en el ángulo izquierdo; imagen que debe corresponder a la que figura en el frontal de la mesa del altar dedicado a Jesús a la columna.

La iglesia es sencilla pero robusta, su superficie mide 21,70 metros de ancho por 37,80 metros de largo hasta el arco del presbiterio. Posee cuatro puertas, dos en la fachada, que fueron sustituidas por otras en el año 1.977, y otras dos en los laterales. Se pueden apreciar también sus altos vanos, contrafuertes y cantería en la fachada. Sobresale un cuerpo macizo con arco de medio punto sobre el que se levanta la torre, empleada como contrafuerte, y en la fachada, se encuentra un gran ventanal en el eje central. Sobre sus capiteles de la fachada existe un entablamento ancho con una cornisa sobre la que se dispone un arco ciego con perfil festoneado, característico del Barroco en Canarias.

La torre, dividida en dos cuerpos, tiene apariencia de lugar de vigía. Por el interior, perforado por vanos adintelados, se asciende al cuerpo octogonal con cuatro vanos de arcos de medio punto donde están las campanas y su magnífico reloj de 1.876, restaurado en el año 2.000. El remate del campanario es un chapitel bulboso, terminado en flecha aguda sobre la que se erige una escultura de la Virgen de La Concepción.

Su interior está dispuesto en tres naves rectangulares a la misma altura, de planta de salón y la cabecera plana. La nave central desemboca en la capilla central más larga con respecto a los laterales. Los arcos entre las naves son de medio punto con pilares compuestos por cuatro medias columnas lisas adosadas de orden toscano.

La sacristía está al sur de la capilla mayor, y sus cubiertas interiores son de madera con recursos de lacería en techos de cuatro aguas. La capilla mayor se cubre con artesonado decorado con pinturas y sus cubiertas exteriores son tres a dos aguas con tejas marsellesas.

Comments are closed