Iglesia de Sabinosa

La iglesia de Sabinosa se construyó entre los años 1.787 y 1.798 por iniciativa de Simón de Morales y Barrera, un herreño que vivía en La Habana (Cuba), pero que estaba informado de que los vecinos de Sabinosa no tenían un santuario donde oír misa. Así, costea la construcción de la ermita, las imágenes de Nuestra Señora de La Consolación, la de San Simón, las vestiduras y los vasos sagrados de plata necesarios para celebrar el Santo Sacrifício. Por este motivo, en el año 1.799 el obispo don Domingo Verdugo le otorga el título de mayordomo.

A Simón de Morales se debe también la devoción por el santo del mismo nombre, ya que en un principio la ermita debía estar dedicada sólo a nuestra señora de La Consolación.

A mediados del siglo XIX el Conde de Vega Grande de Guadalupe visita El Hierro para tomar las aguas del Pozo de La Salud; al comprobar las necesidades de este templo hace una donación para su restauración, así como una campana.

La última restauración es del año 2.000, en la que se hicieron arreglos del deteriorado pavimento y de su estropeada cubierta.

La tipología del templo sigue los cánones de otras iglesias pequeñas de la isla, teniendo una sola nave con un arco de medio punto que separa la capilla del resto. Su sacristía está situada en uno de sus extremos, ofreciendo la posibilidad de acceso también desde el exterior. En la fachada está la puerta principal con arco carpanel y la espadaña en un lateral a la que se accede a través de una escalera a la interperie. Su cubierta es de teja a dos aguas y la hornamentación externa es de cantería negra en las esquinas, arco y espadaña.

Comments are closed