Ermita de La Dehesa

La construcción de la ermita de La Dehesa fue para albergar a la imagen de la Virgen de Los Reyes, aparecida el 6 de enero del año 1.549, la cual fue adorada antes de la construcción de este templo en las Cuevas del Caracol, en la llamada Cueva de La Virgen.

La primera ermita que se levantó en la segunda mitad del siglo XVI fue de pequeñas dimensiones y construcción sencilla, a la que a mediados del siglo XVII se le añadió el cuerpo de la sacristía.

La construcción de la actual ermita se vio impulsada tras el «Voto de La Bajada», por el que la Virgen sería trasladada en romería desde La Dehesa hasta Valverde cada cuatro años, siendo la primera Bajada en el año 1.745.

A lo largo de los años necesitó restauraciones, sobre todo por las adversidades climatológicas de la zona. Tanto es así, que en el año 1.832 se exige su cierre, después de una visita pastoral, por la ruina que amenazaba su fábrica. De esta manera, se reedificó con la fisonomía que hoy día conocemos. Fue entre los años 1.877 y 1.880 cuando se construyeron las actuales capilla y sacristía, techándose con madera de pino y sabina.

El templo presenta una única nave con cubierta de teja a dos aguas y una sacristía a un agua situada en el flanco derecho. El campanario se encuentra unido al lado derecho de la fachada, al que se accede por una escalera exterior, donde se alojan sus dos campanas que datan de los años 1.838 y 1.839.

Su edificación se amuralló para proteger a la ermita del ganado, pues esta zona es de pastoreo comunal. En el exterior del muro principal hay un arco de medio punto por donde se accede al patio, donde se puede ver también un aljibe. En el exterior, en sus extremos existen dos abrevaderos para que sacien la sed los burros y caballos de los peregrinos que hasta allí llegan.

Comments are closed